la Historia
Los orígenes, la historia, el éxito.
1917
/ 1930

Los años ΄17 - ΄30

Giuseppe Ratti, fotógrafo y propietario de Berry Opticians, comenzó en Turín en 1917 una aventura destinada al éxito internacional. En un pequeño patio de Via Caboto, empezó a fabricar gafas tecnológicamente avanzadas, diseñadas para satisfacer las exigencias de los pilotos y conductores deportivos, que necesitaban comodidad, protección y visión óptima.
 
  • Nacieron así las gafas Protector, formadas por lentes ahumadas redondas con los bordes de goma que se ajustaban a la cabeza mediante cintas elásticas. Muy pronto se difundió su uso en las Fuerzas Armadas y entre los pilotos de la Aviación Militar Italiana.
  • Gracias a la calidad, innovación, ingenio e intuición del fabricante, las gafas Protector fueron adoptadas en varios ejércitos del mundo, incluido el estadounidense. En esta época, las usaron grandes campeones de la aviación, el automovilismo y el motociclismo, como D'Annunzio, De Pinedo, Ferrarin, Chiron, Nazzaro, Fangio, Opessi, Bolognini y Ghersi, por nombrar sólo unos pocos de los usuarios más famosos.
  • Las gafas Protector vivieron una iniciación realmente especial con el comandante Gabriele d’Annunzio (para el cual se hizo un modelo a medida) y el capitán Natale Palli, que las usaron en su vuelo histórico sobre Viena el 9 de agosto de 1918. También se protegió con este modelo Francesco De Pinedo en su vuelo transatlántico, ¡que duró 193 horas!
  • En 1920, la pluma del gran diseñador Eugenio Colmo, alias Golia, da vida al «chinito», personaje que distinguió la tienda Berry de Via Roma y que, mientras fue evolucionando, acompañó durante 50 años las campañas de los productos de Ratti, sobre todo en la línea Persol que se creó en esa época.
  • También fue en los años veinte cuando se creó la famosa lente color amarillo parduzco disponible en todas las gafas Persol, elaborada con cristal neutro del sílice más puro. Su singularidad se debe al especial proceso de elaboración «en masa», que determina su color y garantiza una altísima protección frente a los rayos dañinos del sol.
  • En 1924, las Protector consiguieron la primera de 14 patentes internacionales. Estas gafas, formadas por 41 piezas que exigen 43 procesos de ensamblaje distintos, en 1927 también fueron adoptadas por el departamento militar suizo, tras un cuidadoso análisis.
  • El modelo Protector fue evolucionando, guiado por la intuición y la determinación de crear gafas de sol realmente revolucionarias en cuanto a su calidad y facilidad de uso, hasta llevar a la creación de la marca comercial Persol (la palabra Persol viene de «per il sole», que significa «para el sol», con lo que destaca la función protectora de las gafas frente a los rayos solares).
  • Las extraordinarias características de este innovador artículo eran su diseño de líneas puras, las lentes de cristal (orgullo de Persol), la flecha plateada (un elemento funcional y, al mismo tiempo, detalle decorativo inconfundible) y el sistema patentado Meflecto, estudiado para crear patillas flexibles y garantizar la máxima comodidad.
  • A finales de los años treinta, se introdujo el Meflecto, el primer sistema del mundo que permite crear patillas flexibles y que hoy sigue siendo un elemento distintivo de la marca. Para lograr la flexibilidad de las patillas, se introducen cilindros de metal o nailon y se atraviesan con un núcleo de acero inoxidable. De este modo, las gafas garantizan una comodidad absoluta y se adaptan a cualquier rostro.
  • En este período también se creó el Persol Victor Flex, aplicación del concepto del sistema Meflecto. Así, se dotó a las gafas, todo un ejemplo de alta tecnología, de un puente flexible (el puente de tres cortes, que hoy se sigue usando en el modelo 649) con una cómoda curva que mejora el ajuste al rostro. En los nuevos modelos, se aplica a las patillas un refuerzo metálico interno más para que se pueda ajustar tanto su longitud como su curvatura.
  • Fue en esa misma época cuando nació la flecha plateada, el símbolo inconfundible de Persol: una bisagra en forma de flecha, inspirada en las espadas de los antiguos guerreros, que decora la patilla. Esta innovación, fruto de la intuición de Ratti, fue patentada de inmediato en varios países.
  • Se subsiguieron varias versiones de la flecha hasta que, tras diversos ajustes técnicos, de desarrollo y de diseño, se creó la flecha Supreme, que hoy sigue distinguiendo a la marca Persol. Este elemento, tanto funcional como decorativo, hizo que el particular estilo de Persol se ganara muy pronto el reconocimiento internacional (y que muchos intentaran copiarlo).
  • En 1957 se creó el modelo 649, diseñado para los conductores de tranvía de Turín, que necesitaban gafas grandes para protegerse los ojos del aire y el polvo. Gracias a su novedoso diseño, este modelo tuvo un gran éxito y fue imitado por numerosos competidores a lo largo de los años, hasta que en 1961 se convirtió en todo un mito cuando Marcello Mastroianni lo lució en la película Divorcio a la italiana.
  • El modelo 649, que está protegido por varias patentes y marcas registradas y hoy sigue ocupando un puesto destacado en nuestras colecciones, representa el símbolo por excelencia del diseño de Persol. De hecho, su particularidad le ha hecho ganarse una mención en un libro francés de 1994 titulado Qualità: scènes d'objets à l'italienne, donde aparece entre los objetos más representativos del genio creativo italiano del pasado y el presente.
  • En los años sesenta, Persol se convirtió en todo un motivo de orgullo para la industria italiana. La casa empezó a producir también gafas protectoras de trabajo y nació el modelo Labor, unas gafas de soldar con filtros específicos para distintos usos. Esta línea especializada, resultado de una exhaustiva investigación, contaba con más de 35 patentes internacionales y colocó el nombre de Persol en la cumbre del sector óptico mundial.
  • 1962 fue el año de la conquista del mercado estadounidense (aunque Persol ya había suministrado a la NASA el modelo de cuatro lentes).
  • Por aquel entonces, empezaron a usar gafas Persol cada vez más personajes famosos de la época: no sólo pilotos y deportistas, sino también estrellas del celuloide y la televisión, como Greta Garbo y Steve McQueen, que lucían modelos Persol tanto en la gran pantalla como en la vida real.
  • En la década de los ochenta, se confirmó la gran atención que Persol había dedicado siempre a la innovación tecnológica y al cuidado de sus productos. Así, emprendió varias expediciones para experimentar el uso de materiales innovadores y probar las lentes a grandes altitudes y en el desierto, con el fin de analizar su rendimiento en condiciones extremas
  • En los años ochenta y noventa, las gafas Persol se pusieron a prueba en las condiciones más extremas: se llevó a cabo una expedición a las islas Svalbard (Norte de Noruega); la casa patrocinó y participó en varias ediciones de la extenuante carrera París-Dakar; y proporcionó las gafas de todo un equipo del Rally de los Faraones en 1991.
  • En Siberia, Vorkuta más de 75 ° N, 65 ° bajo cero, los astronautas rusos en paracaídas tutoriales para la supervivencia, estaban equipados con gafas de sol Persol con lentes polarizadas madera contrachapada.
  • En 1989, el alpinista Enrico Rosso usó unas gafas Persol en su ascenso al Kun, cumbre del Himalaya con una altura de 7087 metros. Lo acompañó el oftalmólogo Paolo Gugliermina, que se ocupó de la experimentación ocular. Al regresar, informó de que ninguno de los hombres de la expedición había sufrido problemas en la vista, gracias a la protección de las lentes Persol, especialmente diseñadas para la misión.
  • A principios de los años noventa, se llevaron a cabo otras expediciones al Himalaya, como el ascenso al Cho Oyu (también llamado la «Diosa turquesa»), de 8201 m de altura, con la ayuda de los productos Persol. Estos bancos de pruebas, en los que participaron indiscutibles personalidades del mundo del montañismo, como Reinhold Messner, permitieron llevar a cabo estudios ópticos importantísimos para comprobar la calidad de las lentes Persol.
  • Tras acumular un gran bagaje de información proporcionada por deportistas, en 1990 se creó la línea Persol Sport, diseñada para protegerse la vista durante las actividades deportivas. En aquella época, la imagen de Persol estaba estrechamente relacionada con personalidades del mundo del deporte, como Jean Alesi, rostro de la marca en 1996 y 1997.
  • A principios de los años noventa, la imagen femenina de Persol se puso en manos de la actriz italiana Ornella Muti, para la cual la casa creó un par de gafas que tuvieron un éxito increíble (el elegante modelo 830). Más tarde, en 1993-94, fue el turno de la supermodelo Carol Alt, que también tuvo su propio diseño personalizado (el modelo Carol 853).
  • En 1991 se abrió la primera tienda Persol en el mítico y exclusivo Rodeo Drive de Beverly Hills (Los Ángeles), demostración del éxito de la marca entre un público cada vez más amplio. En 1994 Persol ya estaba presente en 40 países y se vendía en 3500 puntos de venta situados en Italia y 12.000 en el resto del mundo. El éxito de la casa era indiscutible y, gracias a la sofisticación de sus modelos, Persol fue la marca elegida para las campañas publicitarias de grandes nombres del mundo de la moda.
  • En abril de 1995, el grupo Luxottica, líder mundial del sector, adquirió la marca Persol y la convirtió en una importante realidad internacional. De este modo, Persol pasó a ser uno de los nombres más importantes de la industria de las gafas mundial, sin perder sus raíces ni su fidelidad a la tradición y la calidad. De hecho, Luxottica sigue produciendo las gafas Persol en la histórica fábrica de Lauriano (Turín), donde hoy se siguen elaborando con los mismos cuidados y atención que se les ha dedicado siempre
  • En 1995, se eligió el modelo 649 para representar la relación existente entre moda, diseño y tecnología, y se exhibió en la exposición «Fra Moda e Design, linea infinita» de la Trienal de Milán, junto con creaciones de Armani, Cartier, Mary Quant, Prada y Rolex, entre muchos otros. En el año 2004, el modelo tuvo un lugar en la exposición «Excess. Fashion & Underground negli anni ‘80» junto con una variada colección de elementos de la cultura pop contemporánea, con lo que demostró a la perfección el carácter eterno de los mitos.
  • De vez en cuando, Persol ha confiado su imagen pública a personalidades de excepción: desde los ya mencionados Ornella Muti, Jean Alesi y Carol Alt, hasta la extraordinaria actriz Maria Grazia Cucinotta y los futbolistas Alessandro Del Piero (rostro de la marca en la temporada 1998-99) y Filippo Inzaghi (en el año 2004). Estos grandes nombres han expresado su preferencia por el mito de Persol y han interpretado su estilo y carácter con elegancia y originalidad.
  • A lo largo de los años, numerosos personajes famosos se han decantado por Persol y su calidad, con lo que se han convertido en promotores espontáneos de nuestra marca: deportistas de primera, figuras destacadas del mundo de los negocios y, sobre todo, celebridades indiscutibles del cine, un sector privilegiado para Persol
  • Grandes nombres del cine internacional han elegido las gafas de sol italianas por excelencia y han lucido modelos Persol no sólo en la gran pantalla sino también en su vida diaria. La larga «filmografía» de Persol comenzó en los años sesenta y no deja de aumentar, creando así una historia de amor mágica y muy especial con el mundo del cine.
  • El legendario 649 se atreve a evolucionar y escribe un nuevo capítulo en el legado de Persol. Hoy, el futuro y la leyenda se dan la mano. El nuevo modelo conserva la particular forma de la versión original, pero presenta un perfil más delgado y ligero.
1917-1930
1930-1950
1950-1970
1970-1990
1990-Today
1917
/ 1930
Los años ΄17 - ΄30
Giuseppe Ratti, fotógrafo y propietario de Berry Opticians, comenzó en Turín en 1917 una aventura destinada al éxito internacional. En un pequeño patio de Via Caboto, empezó a fabricar gafas tecnológicamente avanzadas, diseñadas para satisfacer las exigencias de los pilotos y conductores deportivos, que necesitaban comodidad, protección y visión óptima.
1930
/ 1950
Los años ΄30 - ΄50
El modelo Protector fue evolucionando, guiado por la intuición y la determinación de crear gafas de sol realmente revolucionarias en cuanto a su calidad y facilidad de uso, hasta llevar a la creación de la marca comercial Persol (la palabra Persol viene de «per il sole», que significa «para el sol», con lo que destaca la función protectora de las gafas frente a los rayos solares).
1950
/ 1970
Los años ΄50 - ΄70
En 1957 se creó el modelo 649, diseñado para los conductores de tranvía de Turín, que necesitaban gafas grandes para protegerse los ojos del aire y el polvo. Gracias a su novedoso diseño, este modelo tuvo un gran éxito y fue imitado por numerosos competidores a lo largo de los años, hasta que en 1961 se convirtió en todo un mito cuando Marcello Mastroianni lo lució en la película Divorcio a la italiana.
1970
/ 1990
Los años ΄70 - ΄90
En la década de los ochenta, se confirmó la gran atención que Persol había dedicado siempre a la innovación tecnológica y al cuidado de sus productos. Así, emprendió varias expediciones para experimentar el uso de materiales innovadores y probar las lentes a grandes altitudes y en el desierto, con el fin de analizar su rendimiento en condiciones extremas.
1990
/ TODAY
Desde años '90 hasta hoy
A principios de los años noventa, la imagen femenina de Persol se puso en manos de la actriz italiana Ornella Muti, para la cual la casa creó un par de gafas que tuvieron un éxito increíble (el elegante modelo 830). Más tarde, en 1993-94, fue el turno de la supermodelo Carol Alt, que también tuvo su propio diseño personalizado (el modelo Carol 853).